Camino Medieval

El Camino Medieval es un itinerario circular, con importantes pendientes en algunos puntos de la ruta. Su punto de partida es la Masía Can Llong, que actualmente es un maravilloso restaurante. Desde allí nos dirigiremos hacia la ermita de Bruguers, que data del siglo XI, en ella se combinan los elementos románticos y goticos. El edificio tiene una sola nave con ábside semicircular, cuatro capillas laterales, y una bóveda de cañón.

A continuación nos dirigimos hacia los restos del Castillo de Eramprunyà, situado en la cima de una montaña entre acantilados. Las primeras referencias del castillo son del año 957, y desde él podemos disfrutar de unas extraordinarias vistas del Garraf y del Delta del Llobregat. 

Dificultad

Media

Longitud

14,70 Km

<

Duración

6 horas y 30 minutos

t

Modalidad

A pie

Continuamos dirección a las ruinas de Can Bassoles, una masía de la Edad Media construida junto a un pequeño nacimiento de agua, y que era conocida como Mas de Fontnoves.

Desde allí seguimos el camino hacia las ruinas de la masía Can Flocant, cuyos orígenes están vinculados al antiguo caserío Librella. Finalmente seguimos dirección Can Dardena, conocida también como la torre de la Sentiu, data del siglo X, y durante los siglos XIV y XV era donde se realizaban los pactos de vasallaje. La edificación actual es el resultado de una remodelación del siglo XVIII.

Desde la torre de la Sentiu, regresamos a Can Llong finalizando así El Camino Medieval.

Recargando Energías

Tras la agradable jornada, nada mejor que acercarse a Castelldefels para recobrar energías en alguno de sus excelentes establecimientos de restauración. En ellos podremos disfrutar tanto de los platos típicos del lugar, como de la cocina de autor de algunos de sus fantásticos restaurantes.